Arquitectura modernista en Barcelona

No hay comentarios :

arquitectura modernista barcelona


Barcelona tiene muchísimo encanto, tanto de ocio y cultura como de historia, gastronomía y todo tipo de propuestas. Sin embargo, queremos centrarnos en una de las facetas que más están atrayendo turistas últimamente a la ciudad condal. Nos referimos a la arquitectura modernista, ya que Barcelona es ya todo un símbolo de este tipo de arquitectura gracias sobre todo al genial Antoni Gaudí.


Os proponemos pues ir de vacaciones a Barcelona para mirarla con otros ojos, con los de un arquitecto, para poder valorar lo mucho de histórico y arquitectónico que tiene la capital catalana. Nos vamos a centrar en dos de las visitas obligadas de aquellos que deciden, dentro de las propuestas de viajes por España, ir a Barcelona: la Pedrera y el Parque Güell. Y como el orden de los factores no altera el producto, empezamos por este último. El Parc es un reflejo de la plenitud artística de Gaudí y pertenece a su etapa naturalista. Se trata de un parque público con jardines y elementos arquitectónicos que está en la parte superior de la ciudad, lo que le dan mayor atractivo aún.


Nos ofrece preciosas vistas tanto de Barcelona como al mar, desde Monte Carmelo, y está considerado máximo exponente de la arquitectura modernista catalana. Encargo del empresario Eusebi Güell, fue construido entre 1900 y 1914, inaugurado como parque público en 1926 y en 1984 declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. El Parc Güell es muy grande, con una extensión de 17,18 hectáreas y está formado por estratos de pizarra y caliza. Resulta evidente la mano de Gaudí en todos y cada uno de los elementos que lo conforman…


Y saltamos ahora al otro lugar visita obligada para los que nos decidamos a visitar Barcelona. Rumbo a La Pedrera, en pleno centro de Barcelona. Se le conoce popularmente así peor su nombre real es la Casa Milà, un edificio modernista que se construyó entre 1906 y 1910 en el Ensanche de Barcelona. Ocupa el número 92 del Paseo de Gracia y es un reflejo de la mejor arquitectura modernista de todos los tiempos. Al igual que el Parc Güell, la Pedrera pertenece a la etapa naturalista de Gaudí y se refleja en que sus formas están inspiradas en la naturaleza. Demuestra muchísima creatividad e imaginación, se parte de cierto barroquismo pero sus obras van adquiriendo gran riqueza estructural, de formas y volúmenes lejos de la rigidez racionalista.


Hay muchísimas otras cosas que ver en Barcelona, no hay duda alguna, pero estas son dos imprescindibles. En otros post os hablaremos de la Sagrada Familia, otra joya arquitectónica de la que puede presumir Barcelona.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

En breve publicaremos tu comentario. Gracias