El Camino de Santiago. Flechas amarillas

No hay comentarios :
Realizar el Camino de Santiago o una parte de él es algo que ha movido a millones de personas por su sentir religioso, por una promesa o simplemente por el ansia de aventura, en la ruta más importante de la cristiandad y que atrajo durante la Edad Media a millones de europeos, mientras que a finales del siglo XX lo hicieron otros tantos de todo el planeta.

Afortunadamente, tras siglos de abandono, el Camino de Santiago se ha recuperado, siendo una de las primeras cosas que se plantea el caminante: la pregunta de ¿cómo podrá realizarlo?. La respuesta a esta pregunta es factible gracias a la labor durante años de las personas de las Asociaciones de Amigos del Camino y los habitantes de poblaciones por donde pasa la ruta, que finalmente son los que han señalizado el camino.

Muchos son los caminos que conducen a Santiago de Compostela, como el francés, Aragonés, Portugués, Cantábrico, la Vía de la Plata, entre otros, pero las señales para llegar a buen puerto como las flechas amarillas guiarán al peregrino con sus marcas sobre arboles, piedras del camino, muros, etc., siendo unas marcas a tener en cuenta.
Las flechas amarillas comenzaron a aparecer, desde el año 1984 cuando el párroco de un pueblo de Lugo, Elías Valiña Sanpedro empezó a hacer marcas amarillas para guiar a los caminantes, siendo esta y otras acciones las que le consideraron como el mayor impulsor y promotor, además de conservador del Camino de Santiago.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

En breve publicaremos tu comentario. Gracias